Historia - Alcaldía de Maracaibo

Historia

AÑÚS, LOS PRIMEROS “MARABINOS”
 
Historia

Investigaciones arqueológicas confirman la presencia aborigen en nuestro suelo quince mil años antes de Cristo (15000 a.C). Revelaciones arqueológicas de Cruxent y Rouse, dejan ver fósiles de objetos cerámicos, artefactos de origen pétreo, manufacturas de conchas, urnas funerarias y ornamentaciones de metal, demostrativas de la presencia milenaria de nuestros ancestros aborígenes.

Para el momento del contacto europeo había una gran heterogeneidad de etnias indígenas en el territorio que hoy es Venezuela. Fueron las sociedades que los conquistadores europeos encontraron en el momento de su llegada, las cuales podían variar desde grupos tribales igualitarios, pasando por sociedades nómadas, dedicadas a la pesca y recolección, hasta cacicazgos evolucionados.

En el territorio del hoy estado Zulia estaban presentes y bien diferenciadas dos etnias vertientes de la Gran Familia Arahuaca: las que hacían vida a la orilla del agua, los añú; y las de vida tierra adentro, los wayúu. (Fernández, 1999), diferenciadas por la modalidad de subsistencia.

Tierra adentro, los wayúu se dedicaron al comercio, a la siembra y al pastoreo. De cara al agua, los añú se extendieron por toda la ribera del Lago de Maracaibo (Villalobos, 1992), diferenciándose lingüísticamente, y nombrados con una palabra que para algunos investigadores significa “gente”, y para otros, “hombres de agua”: de una misma familia lingüistica (Patté, 1983:48).

La referencia escrita más antigua de este pueblo data de los relatos de los cronistas según los cuales, estaban asentados en la costa Occidental del Lago de Maracaibo. Allí constituyeron sus hogares, en la red de palafitos que les proveyó puerto seguro y vivienda, a una vez; así nació lo que hoy es Santa Rosa de Agua, al norte de la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia. (Villalobos, 2002).


MARACAIBO EN TRES TIEMPOS
 
Historia

La historia de la fundación de Maracaibo ha estado sujeta a históricas divergencias originadas en el hecho de que fueron varios los personajes y momentos en los que se intentó construir un verdadero asentamiento. El primer acercamiento a nuestra tierra lo realizó Alonso de Ojeda, el 24 de agosto de 1499 quien descubrió el Lago de Maracaibo, junto con Juan de la Cosa y Américo Vespucio.

Se atribuye a ellos el nombre de Venezuela cuando evocaron a la pequeña Venecia al ver que los habitantes vivían en palafitos sobre el Lago y que la gente se trasladaba de un sitio a otro mediante pequeños puentes de madera y en canoas.

Casi treinta años después, el 8 de septiembre de 1529, el capitán alemán Ambrosio Alfínger, (de la casa de banqueros alemanes Welter) gobernador de Coquivacoa y Capitán general de la Provincia y Golfo de Venezuela, halló una ranchería indígena en la zona de Salina Ancha (probablemente, actual puente España) a la cual convirtió en 'pueblo de cristiano'. Construyó un asentamiento provisional en Maracaibo pero su ávida busca de oro y riquezas sumada a la creciente hostilidad de las tribus indígenas, dejó tal estela de destrucción y de pillaje que se vio obligado a abandonarlo.

A esta fecha, tomada como oficial para la celebración de la fundación de Maracaibo, se opone férreamente el historiador zuliano Roberto Jiménez Maggiolo, en su artículo “La historia falsificada: Maracaibo no fue fundada en 1529 ni Alfínger es su fundador: “en lo más demostrativo es que en un informe presentado por Alfinger en 1530, sobre sus andanzas (y atrocidades) por las riberas del lago de Maracaibo y algunos pequeños ríos, siempre afanoso en buscar riquezas o despojar a los “indios”, no hizo mención alguna de la fundación de un pueblo y, el nombre de “Maracaibo” no lo puso él, sino que, con algo parecido denominaban los naturales a un discreto rancherío, en la costa occidental del lago".

El 20 de Enero de 1569, el capitán Alonso Pacheco refunda la ciudad bajo el nombre de Ciudad Rodrigo de Maracaibo. En 1573 es abandonada por los 30 vecinos que la habitaban debido al acoso de los indios. Se cree que estaba ubicada en el sector Cotorrera.

En Marzo o Abril de 1574, el capitán Pedro Maldonado realiza una nueva fundación, la de Nueva Zamora de la Laguna, con funciones de puerto lacustre y marítimo, la cual tampoco perdura. No será sino hasta las primeras décadas del siglo XVII cuando se estabilizará el poblado, tras el sometimiento de los indígenas.

Aunque durante el siglo XVII fue atacada en numerosas ocasiones por los piratas, consiguió prosperar hasta asumir el control hegemónico del occidente venezolano. Posteriormente vivió un periodo de decadencia —pese a que en el siglo XIX ejerció un importante papel como centro exportador del café proveniente de los Andes venezolanos y colombianos— que se prolongó hasta 1917, fecha en que se descubrió petróleo en sus proximidades.

El municipio con el mismo nombre fue creado en 1990, siendo modificada su estructura política territorial a partir del 8 de Marzo de 1995 quedando conformada por 18 parroquias.


Fuentes:
  • Roberto Jiménez Maggiolo
  • Apuntes para la Historia de la Arquitectura y el Urbanismo de la Ciudad de Maracaibo. Lámina 2 (c)1996, Instituto de Investigaciones de la facultad de Arquitectura, Universidad del Zulia, Maracaibo, Venezuela
  • Dirección de Planificación, Estadística y Control de Gestión de la Alcaldía de Maracaibo